martes, 13 de noviembre de 2012

Secrets.

Hola, después de 7 años de anorexia, bulimia y bulimarexia estoy aquí para expresarme un poco, ya que tengo el blog bastante abandonado. La anorexia es algo que me ha cambiado la vida, tal vez podría decir que es algo que tanto me la ha dado como quitado, ya que muchas veces, aunque parezca una tontería, no me he suicidado simplemente por no morir con toda esta grasa. Obviamente, ana y mia me matan poco a poco, aunque daría mi vida por ellas. Hoy he ido al médico de cabecera y he pedido hora para el psicólogo, ya que no aguanto estar a todas horas mal desde hace años aunque tengo miedo de que puedan descubrir a Ana dentro de mi. Ella es lo único que quiero en mi vida.

Voy a contaros mi historia: Siempre fui una niña buena, con notas excelentes y sin amigos. Cuando fui creciendo mis padres se separaron y aquí empezó mi depresión. Yo tenía unos 8 años, ahora tengo 18, esto me marcó mucho, aunque no recuerdo mucho más de mi infancia. En fin, vayamos a lo que recuerdo; De pequeña me sobrealimentaban y un día me di cuenta de que estaba demasiado obesa, así que fui reduciendo la comida poco a poco. No se como, tras ser llamada gorda infinidad de veces y enamorarme de un bulímico que me pegaba y me hacía sentir una mierda un día me di cuenta de que era anoréxica (14 años). A ver, las cosas claras, yo a esa edad (aquí ya hablo de los 13 años) no entendía mucho sobre la bulimia ni nada de eso y tampoco me llamaba mucho la atención que mi amigo vomitase en frente mío como lo más natural del mundo, aunque hacía unos años que había empezado a reducir la comida sin darme cuenta. A partir de estar enamorada de mi amigo empecé a autolesionarme y a sentir depresión, cosa que con los años se ha convertido en múltiples trastornos psicológicos, tales como la bipolaridad, la depresión muchísimo más avanzada y el trastorno límite de personalidad. Basta decir que soy una chica que a partir del momento en que perdí peso empecé a atraer sexualmente a mucha gente, aunque hasta el momento solo 1 persona de TODAS las personas a las que he querido o han pasado de mi cara, o me han hecho daño, o se han ido, o se quedaron en simples amistades ya que yo no se dar el primer paso, ni siquiera tengo los cojones para ello.  
A los 14 años también sufrí bulling por las amigas que tenía a los 13, incluida la que era mi mejor amiga.

Soy una mujer sensible, cabezota, muy miedosa en cuanto al amor (por mis experiencias antes mencionadas), y sobretodo soy frágil, pesimista, reservada, misántropa y una gran persona social asocial (me relaciono con mucha gente, pero no tengo relación real con casi nadie). A pesar de esto me escondo bajo una máscara de erotismo y sonrisas falsas y mi manera de pensar no es muy entendida por la gente, cosa que es normal, ya que la gente solo me conoce por mis fotos y estados de Facebook. Soy adicta a Facebook, por lo tanto todo lo que pongo es lo que pienso, me expreso como quiero pero la mayoría de personas sacan conclusiones precipitadas y sobretodo erróneas sobre mi. Suelo poner estados en clave, cosa que solo entiendo yo, pero la gente es así, en fin.
Después de informarme sobre lo que me estaba pasando (ana, mia, self harm, y psicologías varias) seguí dietas como una loca, perdí muchísimo peso y mi madre me pilló (como no!). Tuve que luchar contra un médico de cabecera, una nutricionista, una psicóloga general pública, una psicóloga privada especializada en los ED y un centro de tratamiento de los ED. Todo esto a la vez! Imaginad como os sentiríais si tuvieseis que engañar a tanta gente a la vez, subir de peso para hacerlo comiendo como un cerdo y alternándolo con la anorexia purgativa a la que no podía dejar de lado, y odiarte día a día más y más, viendo que solo puedes escapar subiendo de peso. Todo era una lucha entre lo que debía de hacer para salir de los tratamientos, y ana, que era tan necesaria en mi vida. Esto me costó muchísimo, ya que había perdido mucho peso. Me sentía la persona más miserable del mundo. Una vez dada de baja en todas estas mierdas me siguieron vigilando y vigilando...
Nunca he sido una persona feliz, siempre me han pasado desgracias; la vida con mi madre era insoportable, su novio un gilipollas, mis hermanas una gordas asquerosas que solo hacían que pisarme y pisarme, no podía más. Me fui a vivir con mi padre y duré 6 meses, pero tuve que volver llorando a casa porque él era peor. Ahora seguimos con juicios y nunca me perdonarán el haberme ido de casa, cosa que utilizan a día de hoy todavía para culparme de multitud de cosas.
La pérdida de uñas, el ver que se me caía muchísimo el pelo y que me quedaba calva poco a poco me asustó mucho, pero pude volver a estar bien de esas cosas con el tratamiento adecuado. Mi mayor problema es el deterioro de mis encías (mis dientes eran lo único que me gustaba de mi), el vómito continuo me ha dejado grandes secuelas en la boca, tengo una gingivitis que no deja de avanzar y me asusta muchísimo. A día de hoy agradezco muchísimo que mi segundo ex me ayudase a dejar de vomitar, si no ni siquiera me quedarían los dientes... Me duelen muchísimo las encías, pero al menos tengo todos los dientes en la boca. Hace aproximadamente un año (o un poco más) que dejé de vomitar, aunque obviamente he tenido bastantes recaídas  pero no tiene nada que ver con lo que hacía antes, que vomitaba hasta un guisante si me lo comía.

Drogas:
Desde los 13 años empecé a fumar tabaco porque "adelgaza" o eso decían, así que ahora fumo como una carretera, pero esta no es la única afición insana que tengo. A pesar de no comer apenas nada muchos días, un par de años tuve alcoholismo, aunque a día de hoy todavía necesito beber bastante, aunque no de la manera demencial de antaño. Beber se me hace duro por las calorías, a parte de que mi cuerpo cada vez lo tolera menos, pero bueno. Yo creo que la marihuana calmó mi alcoholismo, en parte, ya que a los 14 años empecé a fumar bastantes porros. Poco a poco fui fumando más y más y creé una gran dependencia. Y claro, no soy rica para permitirme tantos lujos. Con los años el alcohol ha pasado al puesto 2 y la marihuana al 1. Digamos que desde los 16 años. Bueno, aquí no termina todo, estas no son las únicas cosas que he probado. Debo decir que desde los 16 a los 18 años de ahora he probado MUCHÍSIMAS drogas, y he estado enganchada a bastantes de ellas. Suerte que teniendo tantos vicios la mayoría se suelen querer alternar para poder volver a probarlos todos una vez tras otra, si no tal vez estaría más enganchada de lo que estoy a muchas cosas.

La importancia de la muerte:
Mi vida (que no es solo lo de arriba, ya que me habrán pasado como 10 veces más cosas (y no felices precisamente)) es una mierda. Recuerdo que por alguna razón la primera vez que me quise suicidar tenía 9 años, aunque no recuerdo porque, no lo hice porque mi ventana tenía mosquitera y no la sabía quitar. Después tengo algunos intentos de suicidio, aunque muchos frustrados por la razón de: "morir joven y dejar un cadáver BONITO", no ser egoísta y pensar en los demás cuando estoy en el acto, o el miedo de fallar. En cambio, otras muchas veces lo he intentado en serio: me he intentado asfixiar, pero al ser algo tan lento me aburrí y paré (demasiado tiempo para reflexionar, lástima). Otra vez, porque una amiga (para una que tenía) se enfadó conmigo porque el chico que la desvirgó se enamoró de mi y me hizo enamorarme de él y acabamos saliendo, también intenté morirme, no me quedaba nada por lo que luchar. Me comí medio botiquín de pastillas de todo tipo y cada X pastillas le daba un trago a algo con alcohol de casa. Esto significa que comí más de 300 pastillas, entre las cuales bebí de todos los tipos de alcohol de casa, también me corté las venas, pero sabía que no acabaría conmigo pero me apetecía, mira por dónde. A parte de las pastillas comí mata-hormigas (asqueroso, por cierto) y un poco de un producto de limpieza. Resultado: 2 noches sin dormir y casi 48h vomitando y en el médico. Vaya, que mala suerte, siempre me sale mal. También he ido con los ojos cerrados por la carretera, pero los coches son idiotas y en vez de atropellarte te pitan, en fin.
Ahora estoy esperando a estar delgada para morirme, ya que no tengo aspiraciones, sueños ni nada que me importe en la vida, e incluso pude dejar un poco el self-harm de lado (ahora he vuelto xD) ya que mi madre me quitaba todos los cuchillos. Tengo decidido que la "muerte dulce" es la solución a mis problemas, una muerte indolora para una vida llena de dolor.

Secretos:
Os voy a contar un secreto: También fui víctima de una violación. Estaba drogada, pero me drogaron mucho más y dos chicos se aprovecharon de mi. (Esto ha sido este año). Es una cosa difícil de olvidar, y que me ha afectado muchísimo. Esto no lo sabe nadie, solo 3 amigos a los que se lo conté super ciega de LSD, aunque puede que solo uno de ellos (mi segundo y último ex) se acuerde.

Novedades:
Hoy he ido al médico de cabecera para que me envíen a un psicólogo para que me trate sobre mis problemas excepto las drogas y ana y mía, que continuarán siendo mi secreto. Será difícil, pero lo lograré. La psicología se engaña con psicología, y a mi la psicología me encanta, cosa que facilita las cosas. La verdad es que tengo una mente muy activa y no puedo dejar de pensar sobre todo lo que me rodea, analizarlo, darle vueltas, y aprender cosas nuevas. A parte de esto, me apasiona la mente humana.

 Esto solo es un resumen y me faltan cosas, pero es que supongo que tampoco las podría recordar todas y tampoco quiero aburriros. En fin princesas, gracias por vuestro tiempo.